Seleccionar página

Siniestralidad motocicletas: quitarse la careta.

El pasado lunes 4 de marzo tuve la oportunidad de asistir a la jornada Seguridad Vial para Motos organizada por Fundación PONS y patrocinada por Fundación Ibercaja.

Tras una breve introducción en la que se informaba sobre el próximo Congreso Internacional que tendrá lugar en Zaragoza la próxima semana (21 y 22 de marzo), comenzó la jornada con una introducción por parte de Alvaro Gómez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT).

 

 

El director del Observatorio hizo hincapié en que estamos en el año de la moto, tras las cifras de siniestralidad en carreteras cerradas en 2023, demostrando que el riesgo de la motocicleta no está en decreciente deriva.

Lleva el organismo público hablando de la motocicleta estos dos primeros meses del año y será una constante; el congreso organizado por Fundación Ibercaja y promovido por ANESDOR y DGT será una evidencia más de este interés y necesidad.

Los datos de siniestralidad

Alvaro Gomez ofreció un repaso de las cifras de siniestralidad, con un doble papel:

  1. El de mostrar los datos e indicadores.
  2. El de servir de canal para el escaneo de ideas. 💡

Sobre lo primero, los datos, son múltiples los que ofrece el departamento de la DGT de acuerdo con las edades de los conductores, el sexo, el día y hora del siniestro, el tipo de vehículo, el entorno y tipo de vía, clase de licencia o conexión con la ITV (kilometraje).

Recomiendo en relación con estos datos un amplio artículo de Sergio Amadoz (El Motor): Una farola, alcohol, un coche a la fuga: radiografía de los accidentes de moto en España (elpais.com)

Dos conclusiones evidentes relativas a la motocicleta:

  • La diferente evolución en datos relativos frente a los turismos (se reduce más la siniestralidad de coches que de motos). Hay que tener en cuenta que el parque de motocicletas se ha incrementado en un 25% desde 2014 y los fallecimientos rondan el 15% de incremento.

 

  • y la apariencia de que el segmento de edad que hace veinte años tenía los siniestros en moto, se convierte en la actualidad en los que tienen más siniestralidad. Lo que se denominaba impacto generacional. Los de 25 años en el 2000 son los de 45 años en 2020

Sobre lo segundo, las ideas, me gustaría aportar mi granito de arena. Cierto que el potencial de datos de la DGT es bueno, pero podría ser mucho mayor si se sumara la extraordinaria oportunidad que ofrece el sector asegurador con la información de los registros gracias a la cobertura del seguro obligatorio.

De forma agregada podríamos conocer mejor la frecuencia según perfiles de riesgo o antigüedad de la flota, la culpabilidad o las consecuencias en gravedad de muchas de las lesiones que se producen. La administración pública recoge poco más de 100.000 siniestros, con datos iniciales de los atestados e informes policiales. Las aseguradoras podrían aportar más de 2.000.000 de partes de siniestro, muchos leves, la amplísima mayoría, pero con identificación de maniobras de riesgo que suelen ser comunes a los de mayor gravedad.

💡 No es la primera vez que comento sobre esta oportunidad. Creo que sería de gran valor y conectaría mucho más a la industria aseguradora con la problemática de la movilidad segura, en este sentido de forma colectiva; ya conocemos que individualmente hacen y mucho, con ejemplos como AXA, Mapfre o Línea Directa.

 

La mesa de debate

Posteriormente se abrió una interesantísima mesa de debate en la que José Mª Riaño (ANESDOR) insistía en la importancia de la tecnología en la carretera. Hay que hacer algo diferente para que la utilidad de esta sea una realidad. Motos más conectadas en el corto plazo y el equipamiento es cada vez mejor (airbags), aunque muy caro para los bolsillos de muchos usuarios; se acude a un mercado paralelo con muy cuestionable homologación. Pedía ANESDOR mayor presupuesto y medidas acorde a la participación y peso de la siniestralidad. Y sobre el mejor conocimiento de los patrones de siniestralidad coincidía en lo importante de rescatar la buena información que poseen las aseguradoras 👏👏👏

Ramón Ledesma, de PONS remarcaba la siniestralidad de la moto como “el gran problema”. Comparaba el análisis de la problemática con la gestión que realizan las empresas: es evidente que destaca el indicador de la moto como para ser considerado como muy importante. Aunque creo que, en los cerca de 1.800 fallecimientos anuales, esta cuarta parte que ofrecen las dos ruedas no debe despistar sobre el resto de los frentes. Se diferencia entre moto de ocio y la de movilidad urbana; con el calmado de la ciudad, se espera mejore notablemente la siniestralidad en calles. No así ocurre en carreteras.

La clave está en el comportamiento, el perfil sociológico…el conductor, en definitiva. También se incidió en la relación potencia/peso de los vehículos. Más cuestionable, o menos relevante, desde el prisma del asesor de PONS y ex responsable de la DGT, es normativa como la que se refiere a los guantes, por ejemplo. En conclusión, hay que atender a los indicadores y en base a ellos planes de rápida implementación en su relación de coste-beneficio.

Según Jacobo Diaz, de la Asociación Española de la Carretera (AEC), no parece que haya tanto que hacer desde el punto de vista de la infraestructura. Mantenimiento, rozamiento, asfalto, barreras en carretera, protección de obstáculos, sistemas de contención… De las siempre interesantes conclusiones del experto en infraestructuras viarias, destaco lo relativo a los tramos de concentración de accidentes, donde cada vez tenemos más dispersión y por tanto es más complejo actuar. Respecto de la velocidad, el control se ejerce casi en exclusiva en vías de alta ocupación.

Juan Manuel Reyes, de la Asociación Nacional de Motoristas, remarcaba el dato de consumo del 3% de los kilómetros recorridos por la motocicleta (datos de ITV), cuando representan el 25% de la siniestralidad letal en carreteras. También insistía en averiguar más sobre la denominada “generación maldita”, estos cuarentones que son los que tenían en el 2000 los siniestros como veinteañeros. Como labor autocrítica, la formación; tiene mayor peso que la concienciación y sensibilización, por ejemplo, de los no vulnerables frente a vulnerables.

Además del actual debate sobre la obtención de los requisitos para la obtención de la licencia en la denominada B+3. En plena actualidad, debate y regulación normativa.

 

 

Desde mi punto de vista, la pericia es muy importante, más que en otros tipos de vehículos. Donde el error tiene mayores consecuencias por la desprotección natural de este medio de transporte. Generalmente, el motero es muy buen conductor.

Otros asuntos que se trataron en el debate:

  • El burocrático y poco ágil sistema de cursos de conducción segura.
  • La antigüedad del parque se considera inaceptable y los ADAS solo están en motos de gama alta y a un nivel muy diferente respecto del de los vehículos de cuatro ruedas.
  • El costo social estimado por los fallecimientos de motoristas (1.800 millones de euros), en oposición a la poca inversión de la carretera. Tenemos 8.000 kilómetros protegidos con guardarraíles de los 160.000 que conforman nuestra red viaria, aunque cuestión distinta es la utilidad y diseño de estos según el propio entorno viario. En ocasiones no solo no protege, sino que puede incluso agravar.

Como suelo decir, estamos ante una compleja situación en la que,

  • el mantenimiento y diseño de las vías es lo más costoso,
  • el perfil de riesgo del conductor lo más complejo,
  • siendo la tecnología y la normativa la solución más cercana y sencilla.

Una vez el casco, salvo excepciones, se ha convertido en una excelente rutina normalizada, hay que “quitarse la careta” y que todos, administraciones, modelos de negocio y asociaciones apuesten no solo por su interés particular, sino que sean capaces de ver el bien común y necesidad de solucionar el problema.

Al final, solo las asociaciones de víctimas parecen tener esa misión. En esta ocasión, como en otras tantos, Stop Accidentes (Fernando Muñoz) y AESLEME (Mar Cogollos), se hicieron oír. Pudieron tener voz en la conclusión de la jornada, tras el poco tiempo que restó para preguntas en esta interesante jornada que será más que completada con el próximo Congreso.

Os dejo el enlace a la jornada en video facilitada por PONS Mobility a través de LinkedIn.

https://www.youtube.com/live/Sxu7aF1_yX8?si=uGt9bpYUjFlhNdfA

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN

La manera más directa de estar al día de nuestras nocticias, novedas y actualziaciones.

Consentimiento

Aún no hemos terminado, para finalizar la suscricpcion es necesario que vaya a su buzón de correo y confirme la suscripción.