Seleccionar página

Balance de siniestralidad 2023. Seguimos en tendencia plana.

 

Tras el balance de siniestralidad de 2023 informado por el ministro de interior el pasado 4 de enero, llega el cierre de cifras de la Navidad (del 22 de diciembre al 7 de enero). Las conclusiones son muy similares, como era esperable.

Los datos, ¿qué datos? Y los objetivos

Hay que decir que son cifras de muertes en carreteras, entorno donde se producen dos de cada tres fallecimientos. A mitad de recorrido del año, incluso más tarde, suelen llegar las cifras acumuladas con los siniestros de vías urbanas y sus consecuencias.

¿El motivo por el que no tenemos las cifras de las ciudades actualizadas?, otra incógnita más de las que rodean al potencial de análisis que deberíamos tener sobre los siniestros viales.

Volviendo a los lamentables datos; es lo habitual, porcentajes de aumento o disminución, bloques en tipos de vehículo, provincias o si el fallecido es conductor, pasajero o peatón.

  • 1.145 muertes frente a 1.148 en 2022 en el cómputo anual
  • 54 muertes frente a 52 en 2022 en la Navidad

Es decir, iguales cifras, tendencia plana. Un analista de datos diría que dos tercios de la desviación es por la Navidad. Pero esto no es un objetivo de ventas, son muertes en carretera.

El caso es que aspiramos a cero muertes y nos debemos, dado que la meta parece inalcanzable, una reducción significativa año a año; sería lo lógico. Necesitamos, para llegar al año 2030 con la reducción, esperada para la década 20-30, del 50% de muertes y lesiones graves, una reducción de cien fallecimientos cada año respecto del anterior.

Hace poco mi apreciado colega Jose Ignacio Martinez Golvano me preguntaba a este propósito: ¿qué ocurriría si estableciéramos los objetivos y acciones como se hace en la empresa privada? Creo que mejoraría bastante. Máxime si sumáramos el potencial de análisis del sector asegurador.

La motocicleta

Necesitamos enfrentar todos los factores de riesgo, no solo los más llamativos como ha podido ser el de la motocicleta este pasado balance. Que por otra parte van a ser la prioridad de la DGT.

 

 

Tenemos que entender los datos desde el prisma del potencial de riesgo. De lo contrario puede llevar a interpretaciones erróneas. No sabemos la culpabilidad de la moto en el siniestro, conociendo que hay más colisiones que salidas de vía.

 

Además, ¿cómo no va a incrementar siniestralidad la moto si ha aumentado el parque un 33% desde 2014? Los turismos lo han hecho en un 14,5% (motos, de 3,0 a 4,0 millones; turismos, de 22,0 a 25,2; fuente DGT).

 

 

Y plantear acciones para cada factor de riesgo. No solo priorizar uno concreto sin llegar a entender su contexto. Por ejemplo, el uso del casco en la motocicleta es prácticamente total, no sucediendo lo mismo con los cinturones de seguridad en las cuatro ruedas. No veo tan imprudente al motorista, como colectivo, me refiero.

Factores de riesgo

No me voy a repetir en los diferentes factores de riesgo que tenemos, aunque voy a enumerar algunos de los contenidos ya tratados en el blog, para posteriormente trasladaros un dato relevante:

  • La #violenciavial, es decir, la delincuencia. Es una prioridad de política criminal.
  • Las imprudencias e impericias: el factor humano.
  • La antigüedad del parque y el mantenimiento. Las ITVs suelen decir mucho.
  • Nuevos patrones de movilidad y perfiles de conductores.
  • La falta de concienciación por la vía de la fiscalización y su deriva del seguro obligatorio de “irresponsabilidad vial
  • El mantenimiento de la vía y la señalización

Todo lo anterior y más contenidos los vengo tratando en las secciones del blog, pero hay uno que me persigue desde hace tiempo. La tecnología, que tanto nos ofrece, nos está quitando en relación con las distracciones por el móvil y las redes sociales.

Las redes sociales

En la evolución de fallecimientos vemos un freno muy similar al habido en el periodo 1996-2004. Creo que en el freno del periodo actual (2014-2023) las redes sociales son determinantes, con WhatsApp a la cabeza.

¿Pudiera estar relacionado por esta razón?

 

 

Como en ocasiones he comentado en relación con la tecnología del automóvil, sirve el mismo comentario para este modo de conectividad que tenemos en esta época. Estas bondades y su potencial en el desarrollo económico no deberían ser a costa de la vida de las personas. Los modelos de negocio de la automoción hacen mucho por la seguridad de los vehículos. A los modelos de negocio de la conectividad, deberíamos exigirles lo mismo.

Fijaros el incremento en el uso de WhatsApp desde 2013, la red más utilizada en España y la segunda con más usuarios. Sin comentarios.

Feliz fin de semana.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN

La manera más directa de estar al día de nuestras nocticias, novedas y actualziaciones.

Consentimiento

Aún no hemos terminado, para finalizar la suscricpcion es necesario que vaya a su buzón de correo y confirme la suscripción.